Construyendo puentes… en comunión hermanos y laicos

AMBIENTACIÓN

Estamos llamados a construir una familia carismática. Somos parte de una gran familia global que tiene diversos rostros, distintos ritmos, distintas formas de ver las cosas. Somos diferentes, pero nos une el mismo sueño. Un sueño que viene hoy con rostro de niño y joven pobre, marginado, explotado. Un sueño que nos pide salir de nuestras zonas más conocidas y exponernos a lo nuevo, salir al encuentro donde viven los que no tienen voz.

“Hoy, Jesús, nos sigues llamando a un nuevoparentesco (Mc 3/20-21; 31-35), a escuchar tu palabra y ponerla en práctica con urgencia y sin exclusiones.” El XXII Capítulo General nos invita a ser una familiar carismática global, faro de esperanza en este mundo turbulento:

* Escuchamos “Un corazón, una misión” – Kairoi

UN CORAZÓN UNA MISIÓN

Siente el ritmo en el corazón
de la fiesta de la fraternidad:
¡otro mundo es posible ya!
Somos muchos queriendo caminar
tras el sueño de Champagnat, peregrinos con mente universal:
no hay fronteras para el amor.
Mejorar el mundo está en tu mano, en tu
mano, en tu mano, en tu mano…

UN CORAZÓN… UNA MISIÓN
SIN ATADURAS, SIN CONDICIÓNUN CORAZON… UNA MISIÓNJUNTO A LOS NIÑOS, BUSCANDO UN MUNDO MEJOR, BUSCANDO
UN MUNDO MEJOR,
EN TU MANO ESTA, EN TU MANO…

UN CORAZÓN… UNA MISIÓN
SIN ATADURAS, SIN CONDICIÓNUN CORAZON… UNA MISIÓNJUNTO A LOS NIÑOS, BUSCANDO UN MUNDO MEJOR,
MARISTAS DE CORAZÓN
EN TU MANO ESTA, EN TU MANO…

Dale vida a tu misión:
sembrador de evangelio, en tu corazón, buena nueva y liberación
para aquellos que viven oprimidos; codo a codo hay que acompañar
gente joven con fuerza en sus latidos…¡Dale vida a tu misión!
Mejorar el mundo está en tu mano, en tu
mano, en tu mano, en tu mano…

UN CORAZÓN… UNA MISIÓN…SIN ATADURAS, SIN CONDICIÓNUN CORAZÓN… UNA MISIÓNJUNTO A LOS NIÑOS, BUSCANDO UN MUNDO MEJOR,

MARISTAS DE CORAZÓN, EN TU MANO, EN TU MANO

Sin ataduras, sin condición
Un corazón bajará del cielo
Y nueva vida habrá con tus latidos En tu mano está, ésta es tu misión Y con María, con decisión, comprometidos por un futuro donde los niños puedan ser felices: en tu mano está, ésta es tu misión

 

MARISTAS EN COMUNIÓN (Ser Marista Laico)

Cada uno lee un párrafo, dejando unos instantes de silencio para la meditación y la reflexión.

El camino vocacional del laicado marista permite ahondar la comunión laicos-hermanos. Esta comunión supone compartir el mismo seguimiento a Jesús, la misma radicalidad del evangelio, la misma fe, el mismo bautismo, el mismo carisma. La comunión se convierte en complementariedad vocacional, en enriquecimiento mutuo y en búsqueda conjunta de una mayor vitalidad del carisma para el mundo de hoy. Por esta dimensión de comunión la Institución marista viene identificada con referentes más amplios que los hermanos y las obras.

• Es comunión construida desde el mismo seguimiento a Jesús. Del seguimiento a Jesús, que se comparte, nacela comunión. Hay un suelo común y este suelo común sostiene a laicos y hermanos. La única misión de la Iglesia es compartida por hermanos y laicos. Mutuamente nos convertimos en signos para los demás.

• Es comunión construida desde el mismo carisma. Es el mismo don recibido de Dios para laicos y hermanos. Losmaristas laicos aportan una forma nueva de vivir el carisma desde el ámbito secular. Esto permite a los hermanos abrirse a la comunión con otras formas fundamentales de vida y descubrir aún más la riqueza del propio don carismático.

• Es comunión construida desde la complementariedad. La fecundidad del proyecto de Dios para el mundo se consigue en la complementación y en la comunión. Ningún carisma tiene sentido en solitario. Nos necesitamos unos a otros.

• Es comunión que promueve la vitalidad delcarisma. El futuro del carisma es futuro de comunión en el espíritu de Champagnat. Este futuro de comunión invita a la creatividad. La fidelidad creativa, necesaria para mantener y continuar el carisma marista en la Iglesia, dependerá tanto de los hermanos como de los laicos maristas.

• Es comunión que promueve el servicio almundo contemporáneo. Las realidades de los niños y jóvenes, los conflictos culturales y religiosos, los cambios en la Iglesia y en el Instituto, todo ello pide apertura al Espíritu e invita a los maristas de Champagnat a tener un horizonte internacional en sus mentes y corazones, así como a proyectar la misión marista de forma que genere más vida para el mundo.

* A TI ACUDIMOS, SEÑOR – Peticiones expresadas libremente
Los que lo deseen pueden expresar en voz alta alguna petición. Puede servirnos para manifestar nuestros deseos de cara al próximo Capítulo provincial. Nos podemos unir a la oración de petición cantando algún estribillo sencillo.

 

* PADRE NUESTRO – Diana Navarro

page3image13560

 

MAGNIFICAT (En torno a la misma mesa)

Unidos a María, que entona gozosa el Magníficat, nuestros corazones se llenan de gratitud por el don de la espiritualidad marista. En este momento de la historia nos unimos a la visión profética de su himno y junto con Marcelino le decimos:

María, venimos a ti como nuestra madre
para decirte cuán agradecidos estamos a Dios
por habernos llamado a ser hermanitos y hermanitas de María
y por tenerte a ti, primera y perfecta discípula de Jesús, como nuestro modelo.

María, queremos hacer de tu Magníficat nuestra propia oración. Por eso te pedimos que nos ayudes a ser
más conscientes del amor de Dios en nuestras vidas
y a reconocer que todo es don, que todo viene del amor,

y que nosotros hemos de seguir a Jesús encarnando este amor, siendo hermanos y hermanas para todos,
con un amor especial por los jóvenes y los más desatendidos.

Tú eres nuestro Recurso Ordinario
y nosotros te pedimos que reces por nosotros, y con nosotros, 
para que sigamos siendo siempre:

– hermanos y hermanas de esperanza radiante, convencidos de la activa presencia del Espíritu que llama a todos los hombres y mujeres
a ser co-creadores de un mundo nuevo y mejor;

– hermanos y hermanas con corazones
que escuchan y disciernen,
en búsqueda constante de la voluntad del Padre;

page4image4304

-hermanos y hermanas audaces,
que no han perdido la pasión en sus vidas,
apóstoles maristas siempre dispuestos a dar testimonio de Jesús y su Evangelio con el corazón ardiendo de amor.

Ayúdanos a ser hermanos y hermanas
para todos los que encontramos en el camino de la vida, para estar presentes entre la gente como estabas tú, con un corazón atento y compasivo.

Acepta nuestro amor, querida Madre,
a la vez que pedimos que, por tu ejemplo y tu intercesión, Cristo llegue a ser el centro de nuestras vidas.

* Escuchamos y oramos: Tú serás hoy Champagnat – Kairoi

Categorías: Sin categoría