28 de diciembre. El día ha comenzado con una oración en la que hemos recordado a aquellos niños y jóvenes de nuestro mundo que viven en contextos de exclusión social. En ese momento de silencio y reflexión, hemos rezado por los Montagne de hoy.

La primera sesión ha versado sobre el lema de este Capítulo, el reto de “construir puentes”. El H. Luis Carlos Gutiérrez, Vicario general del Instituto marista, ha desarrollado las claves que deben acompañarnos en la tarea conjunta de hermanos y laicos para construir puentes. La pregunta que ha servido de reflexión para los presentes es: ¿Qué pequeño cambio en mi comunidad puede traer una gran transformación?

En este sentido, el H. Luis Carlos ha mostrado dos ideas fundamentales: el ejemplo de nuestra Buena Madre, y la fraternidad. María como modelo de entrega, de encuentro, constructora de puentes; y la vocación de Hermano en su relación con los niños y jóvenes, a los que hay que acompañar y cuidar. El H. Ben Consigli, Consejero general y enlace con la región marista de Europa, ha expuesto también varias ideas sobre esta cuestión: estar con el otro; comprender bien nuestro mundo cambiante y enfrentar los retos, sin caer en la tentación de “responder preguntas que nadie se está haciendo”; y acompañar a aquellos que tratan de estar más cerca de Jesús.

El Vicario general ha insistido en que “nuestra misión debe estar marcada por la escucha y el servicio, revelando unas actitudes del corazón, estando presentes en los procesos de los otros, reconociendo nuestra común humanidad y reforzando la empatía”.

La mañana ha continuado con la exposición de los informes de la Comisión de vida marista, el equipo de Hermanos hoy, la Escuela de espiritualidad y el equipo de Laicado marista. En su discurso, han surgido temas en común como el acompañamiento a jóvenes-adultos, la importancia de la dimensión espiritual, y la necesidad de reforzar las comunidades que son referencia del carisma marista. Han tenido especial mención las fraternidades y las Comunidades cristianas maristas de referencia.

En la sesión vespertina, ha tenido lugar un espacio de trabajo participado únicamente por los hermanos capitulares en el que se han aprobado las nuevas normas de la Provincia y el reglamento del próximo Capítulo. Después, se ha comenzado a trabajar en las líneas maestras del próximo trienio con la Asamblea capitular al completo. En la jornada de mañana se definirán.

Concluimos así esta crónica de la tercera y penúltima jornada, recordando que para el futuro “debemos construir juntos, hermanos y laicos en comunión, esa experiencia de vida y de misión”.

Categorías: Sin categoría